Capacitacion de Huerta Organica Hogareña – Charla Informativa

Ya se acerca la fecha!!

Flyer pre lanzamiento copiaEste Sabado comenzamos con la capacitacion de huerta organica hogareña
en Ananda Aiken

Contentos de poder compartir las experiencias del camino recorrido, algunas de las cuales ya han ido leyendo y viendo por este medio, y otras que van siendo dia a dia, y que han hecho posible tener este ejemplo de vida ecologica en el contexto urbano, haciendo visible que esta al alcance de la mano ser el cambio que queremos ver, tengamos un pedacito de tierra o un patio donde producir nuestros alimentos.

Si queres enterarte un poco mas sobre la capacitacion, te invito a que mires este video en donde hacemos un sobrevuelo por los puntos claves, el proposito, que vamos a hacer, como vamos a hacerlo, donde, cuando y demas detalles.

Consultas, info e inscripciones
anandaaikenlavidaviva@gmail.com
FB: Ananda Aiken

Gracias por acompañarnos y animarse a caminar juntos esta travesia!

Emprender con sentido y propósito: Integridad, integralidad e integración en tiempos de nuevos modelos

de vuelta en el mundo

(Ultima escena de los 10 toros del Zen – Click en la imagen y traducir para comprender un poco mas al respecto)


Estamos siendo parte del surgimiento de algo muy novedoso
; tanto que no tenemos idea de que se trata exactamente, que hay que hacer concretamente para ayudar a su alumbramiento y materialización, pero sin embargo con la certeza de que vamos bien y esta bueno sostener la apertura y disposición a que nos atraviese y seamos vehículo, cuerpo, de su expresión.

Una nueva visión, un nuevo paradigma económico-ecológico-social que está emergiendo, inspirado por el sentir-pensar-decir y hacer con sentido y consciencia, cuidando de la tierra, la gente y disfrutando los frutos del buen vivir.

Y en ese proceso de ser y hacer desde la escencia, conscientes y con propósito, nos vemos invitados a ser realmente integrales desde la integridad, parados en un centro basado en principios y valores, incorporando herramientas del “otro” paradigma, anidarlas e incubarlas dotándolas de nueva luz y sentido al servicio de ese propósito que pulsa internamente (y que es colectivo a su vez), entregándolas trascendidas en nuevas formas apropiadas al contexto en que nos encontramos.

Estas herramientas y métodos de distintas visiones del mundo (o memes[1]) quizás en algún momento han hecho ruido en nosotros y las desestimamos, ninguneamos y/o rechazamos cual adolescente rebelde, pero hoy se hace visible que es pertinente sentarnos en la mesa con ellas, tomar sus virtudes e incorporarlas verdaderamente en la experiencia diaria de ser el cambio que queremos ver.

Me pasó a mí, me está pasando, confrontando, decostruyendo y movilizando, y se que a vos, a Uds.,  también. Momento de disolver para volver a dar forma. En una vuelta de tuerca.

Hoy es clara la comprensión de que ampliando nuestro borde y dando lugar a la perspectiva divergente de la “Otra vereda”, integrando, somos parte de la solución tomando las riendas de su transformación gracias a la consciencia del camino recorrido y de su desarrollo integral; en lugar de ser parte del problema desde un lugar de crítica, queja y comodidad apuntando con el dedo pero sin proponer respuestas creativas.

Por supuesto, esto es tan solo un punto de vista. Puede que no signifique nada para vos hoy, no resuene, y esta perfecto si así es. Cada uno está atendiendo su  juego y experimentando lo justo y necesario para cumplir con su parte dentro de la sinfonía universal. Ni más ni menos, ni antes ni después. Celebro que así sea y seguí adelante! Pues nadie puede hacerlo si no sos vos. Y lo más interesante, es que no estás -no estamos- solos.

En mi caso y en el de otros tantos con quienes vengo compartiendo el camino y las reflexiones del andar, esta tarea de integrar está enfocada en el desarrollo de una nueva economía, como decía anteriormente, con propósito e impacto positivo social y ambiental. Una economía donde la sinergia entre la eficacia y eficiencia del negocio/empresa, con el poder y la contundencia del mercado (la gente, la comunidad), da lugar a la posibilidad de generar cambios resonantes y profundos, a su vez con cierto grado de rapidez que sorprende, producto de del accionar emprendedor (o un entusiasmo puesto a la acción).

Vengo viéndonos y sintiéndonos convocados a poner  todo ese banco de sabiduría, experiencia y resultados propios del Sistema/matrix al servicio del propósito.

Esto incluye también desarrollar e integrar la consciencia de las múltiples formas de capital[2], preguntándonos ¿para qué? ante cada idea, proyecto, emprendimiento, relación, iniciativa, propuesta o negocio, reconociendo que podemos ser ricos en diversas formas que a su vez se retroalimentan entre si y que estas son base para la creación de nuevas y superadoras propuestas.

No veo un colapso ni una crisis, sino oportunidad, en tanto seamos conscientes de que podemos hacer las cosas de otra manera, estando bien atentos, para que no se escape la tortuga y resbalar con patrones limitantes.  Por supuesto, es un camino de transición que hay que recorrerlo, y nada es de un día para el otro. Es un proceso que depende de “microprocesos” de cada uno de quienes recorremos el sendero.

Un principio de diseño ecosistémico usado en permacultura dice: “Funciones importantes soportadas por múltiples elementos” a mí me gusta decirle “Backup Multiple”, y es posible aplicarlo tanto en lo ecológico como por supuesto en lo económico (y también en otros ámbitos de la vida)

Creo que está a nuestro alcance el desarrollo de esos respaldos múltiples para la función importante de la economía, y quienes estamos formando parte activa de esta nueva economía somos clave para que surjan estos nuevos modelos. No solo quienes somos eco-emprendedores, empresarios, oferentes de productos o servicios, sino también quienes elegimos apoyar a iniciativas locales, con consciencia integral y multiplicadoras del cambio, haciéndolo manifiesto con la decisión de cada compra, cada intercambio, cada contratación, procurando observar mas allá de lo evidente: el profundo propósito que contiene y sostiene las propuesta de valor que brotan de estos agentes de cambio y toda la cadena de eventos, sucesos y recursos que entran en juego para que ese bien o servicio llegue a nosotros. Recuperando el pensamiento sistémico como base para la lectura dinámica de lo micro y lo macro.

Estas palabras son un simple fluir de reflexiones e ideas producto de diversas charlas, momentos ¡aja!, comprensiones y demás revelaciones desde que sentí y atendí el llamado y señales que me hacia el proyecto, la vida misma y el Gran Misterio en poner mi atención en estas cuestiones, intencionando a su vez el darle una vuelta de tuerca a la forma de hacer disponible lo que soy, tengo y hago para el beneficio de todos y generar las condiciones propicias para poder seguir haciéndolo. Jamás pensé que la permacultura, la búsqueda espiritual, la meditación, la naturaleza y conectar con mi escencia día a día me iban a poner en este punto, y aquí estoy, celebrando y compartiendo los aprendizajes y revelaciones del recorrido.

Soy consciente de que hoy, al final del día, hay ciertas cosas que tengo que resolver con dinero, y que a su vez el desarrollo de proyectos y emprendimientos en ciertos aspectos también lo solicita, por lo tanto, buscando la forma de que se genere ese flujo de capital financiero, pero sin perder de vista la importancia de desarrollar y generar flujos de ingresos en las otras formas de capital, y que mientras tanto se vaya consolidando una red que sea terreno fértil para otras alternativas cambiarias.

Ojo. Que el árbol no nos tape el bosque: no estoy hablando solo de generar dinero, como un fin en sí mismo. Sino fortaleciendo la idea de que es un medio. ¿Para qué? Para poder lograr modelos y métodos complementarios y alternativos al sistema actual, haciendo disponibles los aportes del viejo paradigma al servicio del propósito. Aprovechemos el momento en que estamos, donde las herramientas y comodidades relativas nos permiten movernos con cierta soltura y aprovechar las oportunidades para ir creando, prototipando y validando estas nuevas visiones. Claro que no es para todos igual, y no quiero simplificar la diversidad y abundancia de desafíos particulares, pero de una u otra forma somos participes de un momento interesante para dar un salto de calidad en nuestra manera de actuar y responder.

Mi propósito (y el de muchos mas afortunadamente), hoy en día, además de todo lo que vengo haciendo y sintiendo, es poder tejer puentes entre estos dos extremos en los que de una u otra manera estamos contenidos y poder inspirar y facilitar el proceso de encontrar la forma justa de compartir esos dones y talentos particulares (el elemento) que cada uno trae, mas aun si se trata de crear nuevas formas.

Ojala puedan ser una inspiración para tu camino y casi que no hace falta mencionar que tu aporte y experiencia transitando este camino es fundamental para seguir desarrollando la sabiduría colectiva. Después de todo, mientras más puntos de vista tengamos, estaremos más cerca de una verdad integral y completa. Te invito entonces a sumar tus comentarios y enriquecer esta creación colectiva en tiempos de cambio.

Sin más que agregar, me despido, sabiendo que la única manera de cosechar un fruto es empezar plantando una semilla, o al menos transplantar un árbol. Y eso, empieza hoy, con cada acto, con cada decisión, con cada revalidación de que el camino que recorremos, es con sentido, al servicio del propósito, confiando en que esos frutos llegarán, aun cuando no seamos nosotros quienes los disfrutaremos.

Somos un par de generaciones puente, que sea entonces un andar con alegría y celebración, surfeando las olas de cambio.

Sigamos adelante, por algo no tenemos ojos en la nuca.

Juan Manuel Burgos Galarraga
Eco-Emprendedor – Permacultor – Facilitador
anandaaikenlavidaviva@gmail.com

* La imagen inicial lleva a un enlace donde se relata la historia de los 10 toros del zen

[1] Es un tema para ahondar el cual llevaría un articulo solo para eso. En esta pagina http://crearquia.com/paginas/sd.html hay un interesante grafico desplegable en donde se pueden ver los distintos estadíos evolutivos de la consciencia con sus características.

[2] Articulo explicando de que se trata: https://es.scribd.com/doc/266055411/Las-8-Formas-de-Capital-Ethan-Roland-Gregory-Landua-Traduccion-Juan-Manuel-Burgos

by-nc-sa

Emprender con sentido y propósito: Integridad, integralidad e integración en tiempos de nuevos modelos by Juan Manuel Burgos Galarraga is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Un viaje eco-emprendedor – Reflexiones del encuentro, del vinculo, del emergente


El camino de la vida, del aprendizaje, me sorprende permanentemente. Creo que hay dos cosas constantes y que permanecen: El cambio por un lado, y el aprendizaje por el otro. ¡A cada momento!

En ese caminar(me), encontrar(me), muchas cosas se fueron dando cita.

Del llegar aquí y ahora

Este caminito, comienza en 2009 aproximadamente, sintiendo claro el llamado de la Tierra, atenderlo e ir en búsqueda del Ser y Hacer. Eso significó: Mi renuncia al trabajo formal que tenia, dejar el departamento en plena jungla de cemento y salir a la cancha de La Vida Viva.

En eso, se dió el encuentro con la permacultura brindando herramientas para concretar la visión de nuevo mundo que me impulsaba, un periodo de ascetismo y retiro profundo y la subsiguiente vuelta al “mercado” luego de comprender-me en múltiples aspectos.

Volviendo al mundo de a poco, con las ganas de compartir las cosechas del andar, empieza a gestarse y eventualmente nacer Ananda Aiken; atendiendo fuertemente el propósito de generar puentes entre paradigmas, el que se va de la insustentabilidad, y el que esta emergiendo pero que aun no terminamos de ver claro. Mi rol: sinergizar herramientas de uno y otro lado desde la integridad e integralidad, teniendo presente la ética de la transición en estos tiempos de cambio, y sobretodo, transmitir gracias al haber pasado por el filtro de la experiencia el conocimiento adquirido y transformarlo en sabiduría.

Quien iba a decirlo luego de tanto desapego y renuncia, hoy ese “tejer puentes” está MUY relacionado al trabajo con los aspectos económicos.

Si alguna vez leyeron Siddhartha de Herman Hesse, recordaran el periodo en que decide trabajar junto al mercader y empieza a vivir la vida en la ciudad. Bueno, así me estoy sintiendo desde hace un tiempo; y a decir verdad jamás pensé que en algún punto del espiral de la vida, la permacultura y el cambio me llevarían a ponerme cara a cara con este tópico. Cuando dejé todo y me fui al monte, en mi intención de desapego profundo, había decidido dejar atrás todo asunto con el dinero y las finanzas, procurando vivir al máximo del trueque, del intercambio y resolviéndome con lo que la naturaleza me daba. La misma voz que me movió a dejar todo, fue la misma que en un punto me invitó a volver al “Mercado” ya que mi propósito requería que integre el aspecto de lo material para su concreción. Y en este baile estoy.

El presente

De alguna manera, siempre estuve medio peleado con el tema del dinero y la economía, quizás por mi naturaleza poco consumista (Intensificada cuando el satisfacer mis necesidades básicas paso a depender de mi mismo) y desapegada (que se ha ido modificando al tomar las riendas y responsabilizarme por este proyecto de vida ecológica y sustentable que estoy llevando adelante…lamentar cuando un elemento pesado se cae en el piso cerámico y lo marca, luego del esfuerzo realizado para comprarlo, colocarlo personalmente y ver el avance de la obra, es una señal de ello…). Si uno quiere enraizar, hay varias formas de hacerlo: Tener pareja compañera en el propósito, cuidar un huerto o una mascota, tener un/a hijo/a, una responsabilidad laboral (aun si se trata de tu pasión) o bien tener una casa. De estas, la casa, el huerto y la pasión por compartir mis dones me están haciendo trabajar el enraizamiento y la integración con lo material, y especialmente, lo financiero-económico.

Hoy, ser creador de este espacio, principal sostén de que pueda seguir desarrollándose, sumado a mi escencia emprendedora “serial” con muchas ideas y energía para concretarlas me han confrontado con que es momento de integrar y trabajar este aspecto de lo económico y financiero. Más aun, ¡¡hasta con el mundo de los negocios!! Inimaginable en otros puntos del espiral. Pero, ¿saben qué?  Estoy muy contento con el proceso y agradecido con los aprendizajes, aun cuando me pega unos sacudones de aquellos de a ratos, y mientras se desarrolla el proyecto me encuentro a veces en plena “rat race” (cuadrante 1 de urgente e importante) para poder cubrir los gastos mientras maduran las cosas.

Hogar de la dicha

Hogar de la dicha


Proceso Espiral

florpermaSi miramos la flor de la permacultura, vemos como se despliega en espiral paseando por cada pétalo. Esto hace alusión no solo al proceso evolutivo y su patrón de movimiento, siempre ascendente y ampliándose permitiéndonos ver desde otro punto de vista con la experiencia y sabiduría del camino recorrido, sino también a que en un punto u otro vamos visitando cada uno de los pétalos, tocando algún tema contenido en ellos con el que resonemos naturalmente. Por mi parte, entre desde lo espiritual y el bienestar, pasando por la construcción natural y el manejo de la tierra, rozando las tecnologías apropiadas, la educación con toques de gestión comunitaria y ahora desplegándome en el pétalo económico.

Ser mi propio jefe/gerente general/CEO, me ha puesto en la situación de tener que incorporar herramientas que me permitan medir la evolución de los proyectos y emprendimientos en términos económicos, y otras para desarrollar bases firmes sobre las cuales seguir construyendo. Nunca me capacité para ello, simplemente aplicando un poco de sentido común: Cuanto dinero entra, cuanto sale, cuanto es necesario para producir/elaborar, que esto me queda, y que hago con ese dinero; mapeando  ¿que?, ¿por que?, ¿para que? ¿como?, ¿cuando?, ¿cuanto?, ¿quien?, ¿donde?, etc. sumada a alguna herramienta de diseño de permacultura aplicadas al desarrollo de un negocio. Partiendo desde allí fui afinando (pagando por el aprendizaje, literalmente, con inversiones desacertadas o perdidas diversas) al punto actual en que trabajo con una serie de planillas que me permiten llevar adelante un recuento de todo lo que va pasando, y teniendo una visión mas clara de lo que quiero lograr con el proyecto. De tanto en tanto algún input nuevo producto de la experiencia y del aprendizaje permite ir puliendo las prácticas.

Desde mi salida de la “Matrix”, hice un poco de todo: En su momento, fui artista corporal, luego cadete para una empresa de insumos de tatuajes y piercing, desembocando en OLX en customer care y control de contenidos, medios gráficos y activismo; pasando por el proceso de retiro mencionado; volviendo a organizar eventos diversos (festivales de psytrance y vida saludable, convergencias de permacultura), elaborar alimentos integrales, brindar capacitaciones en permacultura (por mi cuenta, con el instituto na’lu’um y El Camino de la Permacultura), tener un emprendimiento de productos orgánicos de venta online (Alimentos Sagrados del Jaguar), y ahora siendo el creador de Ananda Aiken y principal recurso del proyecto en tanto comodín de todos los oficios y maestro de alguno de ellos (horticultor urbano, vendedor, comunicador, facilitador, tallerista, diseñador, etc., etc., etc., etc.)

Yendo al punto y el arribo hasta allí

Ahora bien…vayamos al punto concreto de este escrito, que no es contar como llegue a este punto (aunque creí necesario hacer un repasito de mi camino), sino compartir reflexiones de una reciente experiencia eco-emprendedora durante un breve viaje a Buenos Aires, la famosa ciudad de la furia, la jungla de cemento. Curioso que mi habitual viajecito de retiro de fin-inicio de año solar sea esta vez a la ciudad y no en las sierras o el mar como suele pasar. Perfecto es, y todo tiene su porque y para qué.

Contextualizando: Primer semestre del 2015 y cierre de año solar con momento ¡¡Ajá!!  Para potenciar el proyecto y que se desarrolle es necesario capacitarme en algunas cuestiones relativas al emprendedorismo.

Sinceramente, en ese instante, ni tenía presente que un concepto como tal englobaba mucho de lo que naturalmente siempre hice. Mi viejo me decía “emprendedor serial” pero no le daba demasiada importancia, hasta que en un punto, mire mi camino recorrido y mi naturaleza entusiasta con el plus manifestador y me reconocí como tal. En ese reconocerme, me di cuenta de que en cierta forma, el adjetivo “Serial” implicaba inconscientemente que algo estaba faltando para que esas ideas novedosas y brillantes pudieran efectivamente monetizarse y generar condiciones para que otras puedan seguir emergiendo y haciéndose cuerpo. Llegar al mercado, como dicen en economía, y que realmente se transformen en innovaciones manifiestas.

Así fue como el Gran Misterio de repente me puso frente a una cátedra libre de la UTN FRBB llamada “Creación de Emprendimientos”. Una vez más, la familia como puente: mi padre me hace llegar la info.

Fiel a mi estilo consecuente y hábil en la lectura dinámica de las sincronías, supe que aquí estaba la señal indicando el camino de menor esfuerzo y el próximo paso. Escribí inmediatamente para anotarme. ¡¡Un acierto magnifico!! Hoy ya ha terminado el ciclo, luego de un cuatrimestre impresionante donde me la pasé sumando herramientas y conocimiento para apuntalar y desarrollar el proyecto aun mas: Ordenar un poco lo que hace 3 años vengo haciendo y darle la vuelta de tuerca para que el propósito se manifieste, logrando su impacto ambiental y social, pero además, sea ECONOMICAMENTE VIABLE!!!

En esa cátedra, no solo sume herramientas fantásticas (Canvas del modelo de negocio, Lean Canvas, Lean Startup, presentaciones efectivas) sino también contactos, red y un montón de ojos y oídos dispuestos a compartir el proyecto de cada uno para darle un empujoncito y que sea real.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Surfeando la dinámica espiral[1] – pasando a lo integral!

espirales anidadosAquí una mención especial al tema de la viabilidad económica, una de esas cosas que todos los “meme verdes” tenemos medio flojitas en nuestros proyectos… Quizás por la tendencia a separarnos de los “meme naranja” y su flash corporativo y exitoso (cayendo en el patron de “me junto solo con los que piensan como yo” igual que en el resto de los estadíos de primer orden).

Las ideas emergentes en el estadio verde están buenísimas, tienen un impacto fuerte a nivel ambiental, otro tanto a nivel social…pero andamos arañando el fondo del tarro todo el tiempo, o bien dependemos de estar “Importando mulch” (dinero en este ámbito económico) en forma de fondos concursables, prestamos de familiares o amigos a modo de inversión, pidiendo la tarjeta prestada para financiar algo o en el peor de los casos endeudándonos con el sistema bancario para inyectar ese recurso en el proyecto, sostener lo que está pasando y que ojala en donde lo estamos poniendo pueda por fin hacernos dar el salto.

La paraJoda de la deuda digamos…buscamos generar nuevas economías, pero sin embargo, el viejo paradigma no nos deja desplegar las alas en todo su potencial.

Afortunadamente, habemos unos cuantos que hemos podido darnos cuenta de esto, y estamos empezando a hacer manifiesto el “meme amarillo”, integral, capaz de atravesar todos los otros estadios y conectar con ellos, adaptándose, respondiendo creativamente, sinergizando, co-creando. Enhorabuena! Bienvenidas las herramientas de todos los otros peldaños, apropiemonos de ellas y adaptemoslas a nuestras necesidades para el bien común.

Descubriendo un nuevo campo

He aquí otro gran momento ¡aja!, encontré un campo grupal en donde me sentía identificado con otros agentes de cambio, mas allá de la disciplina o ámbito en que se movieran, lo cual hacia aun mas enriquecedora la experiencia y le daba este tinte integral que me hace bailar el corazón.

Esto me dio mas elementos para avanzar en el trabajo de identificar la oportunidad emergente al solapar mi expertise (dones, capacidades y talentos); con mi pasión (ser el cambio que quiero ver, inspirar y catalizarlo); mis áreas de acción e influencia más claras (permacultura, emprendedorismo, facilitación, trabajo de la tierra); y los desafíos, problemas y necesidades del contexto, pudiendo así entonces satisfacer mis necesidades y las de otros desde un propósito y claro sentido de beneficio mutuo. En esto sigo trabajando, a diario!

Entrando en contacto con el ambiente emprendedor, empecé también a enterarme de talleres, concursos, charlas, encuentros y demás movidas que siempre quise conocer pero que no llegaban a mí por no estar sintonizado apropiadamente para esto. Definitivamente somos una especie de radio con patas, capaz de magnetizar y atraer lo que está siendo pulsado desde adentro.

Gracias a este fértil terreno, me enteré de la convocatoria para los Permios Mayma 2015. ¡Oh sorpresa al leerla! Básicamente veía las éticas de la permacultura entreveradas en el mensaje…y ni lo dudé, Al instante supe que era por ahí el paso siguiente y decidí anotarme. La propuesta era similar a lo que venía haciendo, pero con el plus de estar orientado a proyectos de triple impacto (social, económico, ambiental). Con una ayudita de Bettina, profe de la cátedra, por primera vez le di forma al proyecto siguiendo un formato especifico para una presentación formal y le di Enter al asunto.

Situación: aquí estoy, habiendo terminado la primera fase del programa rumbo a la premiacion final (disfrutando el camino en si mismo mas alla de los resultados), en donde también se nos ha facilitado conocimiento del mundo eco-emprendedor, herramientas para el desarrollo del proyecto, y sobretodo, nuevamente, una red de compañeros que están en la misma, haciendo su camino, en distintos puntos del espiral pero yendo hacia el mismo lugar. Más grato aun fue al enterarme que un par de compañeros con quien nos conocemos del ámbito permacultural quedaron seleccionados también, haciendo entonces posible compartir reflexiones muy enriquecedoras, además de posibles sinergias entre proyectos.

Entre-siendo con Sentido – Día Todos

Motivo principal del viaje, el Día Mayma, un punto de encuentro presencial (la primera fase del programa para quienes estamos lejos fue de manera virtual) con emprendedores de impacto de todos lados.


Luego de ver el programa, antes de asistir, tuve la sensación y el flashback de lo que para mí fue el primer encuentro de permacultura, o incluso el reciente encuentro de referentes de permacultura argentina. Lugar de intercambio, de conocerse, de platicar, de generar en un espacio abierto una agenda de temas que queremos tratar y compartir, de pasar una buena tarde potenciándonos, movilizándonos mutuamente, escuchando experiencias de quienes vienen abriendo el camino y concretando sueños. Los suyos y el de los demás, gracias a compartir su plataforma de experiencia y sabiduría. Dragon Dreaming a full: Ganar-Ganar-Ganar, y siempre celebrando.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuevamente, un encuentro con un campo grupal súper fértil, que caló bien profundo.

Más aun, sumándolo a la particular emotividad y sensibilidad emocional que venía siendo compañera de los días previos al encuentro (habrá sido la luna, Venus y Júpiter juntitos, Saturno pasando el escorpión, o que se yo!). El compartir con Luchi (amigaza y compañera de El Camino de La Permacultura y responsable de Activate Compostera ) mi anfitriona en el viaje a Buenos Aires, Silchu co-equiper de El Camino y los participantes del circulo de estudio que juntas facilitan, Lucho que regresa a la ciudad para empezar junto a Caro un proyecto llamado “Casa de La Transicion”, y otros encuentros mas confirmaron que era una data que nos estaba tocando a todos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El nuevo paradigma y su invitación a la re-definición-revisión

Esta información novedosa viene de la mano de un proceso de confrontación personal con propios paradigmas, estructuras (de luz, pero estructuras en fin), de-construcciones y reconstrucciones, auto-revisiones, en este nuevo estadio del proceso evolutivo planetario en que estamos…hace poco tenia la comprensión de que lo que nos atraviesa es %100 nuevo, otro proceso, otras implicancias, otra profundidad. Siempre es nuevo, todo, claro está, pero hay cosas que son completa e íntegramente nuevas. Podríamos decir que es un hilo de otro color y material a los que veníamos utilizando para tejer el entramado de la transición y los nuevos paradigmas.

¡¡El nuevo paradigma en si mismo!! Ya no en fase germinativa, sino ahora en pleno crecimiento vegetativo, desplegando hojitas y yendo en busca de la luz profunda del Ser y Hacer desde nuestra escencia, desde el propósito. Con sentido.

Este nuevo paradigma que está haciéndose lugar, y que lo logra gracias a la multitud de intenciones y seres dispuestos a abrirse para que se despliegue, tiene por supuesto un alcance integral. Atraviesa TODO el Ser.

En estos días, pude verlo manifestarse en el concepto de una emergente y novedosa Inteligencia Vincular. Ya no la inteligencia tecnológica, que clasifica, etiqueta, modela y repite, sino la nueva visión en la que somos uno con el todo, pero sin tanto matiz “NewAger”, donde la apertura a la transformación que el vinculo trae (con otro, con uno mismo y sus aspectos, en lo laboral y profesional, etc.) nos revela todo un nuevo campo del entre-ser y de nosotros mismos.

Esta misma inteligencia trae la idea de integralidad, que se potencia con la integridad. Cosas parecidas pero distintas.

La segunda, más relacionada a principios, valores, éticas, nuestro propósito, eso que pulsa la coherencia mente-corazón-palabra-acción, razón por la cual estamos donde estamos haciendo lo que estamos haciendo, pues no vemos otra forma de Ser y Hacer que no sea con sentido. Y si parece no fluir, buscar para encontrar la forma de encausarlo y que así sea.

La primera, relacionada con esta consciencia vincular en todos los ámbitos, donde no hay nada separado, donde el funcionamiento sistémico es la matriz principal sobre la que se mueven todos los aspectos de nuestro Ser y Hacer, y que se conectan con los demás, tejiendo así una red de agentes de cambio y sucesos transformadores que nos ubican en este maravilloso momento de la historia planetaria y de la humanidad, donde todo es auspicioso y propicio para generar las respuestas superadoras que serán las bases sobre las cuales las futuras generaciones puedan seguir construyendo, revisando y afinando lo hecho, adaptándolo a sus necesidades; cuidando de la tierra, de quienes la habitan y compartiendo los frutos del buen vivir.

Soy Yo, Soy con el mundo, Soy con la tierra.
Yo-Yo, Yo-nosotros, Yo-Tierra. Uno. Todo.

Inspiraciones y cosechas del encuentro

Esta jornada de encuentro con otros eco-emprendedores, ha sido ciertamente muy movilizadora. Un espejo que me recuerda que si allí estuve, es porque tengo un poquito de cada uno de ellos en mí; desde el más experimentado al más novato, todos maestros-aprendices, así como hay un poquito de mi en ellos.

Al principio me sentía como “sapo de otro pozo”, encontrandome en un espacio nuevo, viendome lejos de mi mejor version. Todo producto de la separación y clasificación ilusoria y utilitarista de la inteligencia tecnológica y los procesos netamente mentales. Poco a poco fue disolviéndose y desapareciendo, aflorando en mi el brillo que traigo, la nota personal dentro de la sinfonia universal, y el compartirla en pequeñas pero significativas charlas, llegando a su total transformación con un gesto muy simple pero potente: Juntarnos todos en círculo, abrazándonos y poder mirarlos a todos y cada uno a los ojos. Lo relato en este momento, y me emociono de vuelta al traerlo a la prescencia. Ese instante maravilloso en donde el circulo me recordó que somos todos iguales, que estamos reunidos porque tenemos un propósito en común: Ser el cambio que queremos ver, cumplir nuestros sueños y generar unidad en la diversidad.

Sentir en ese abrazo la emoción de mi compañero de al lado, la del que estaba enfrente, la de todos…

El que acaba de dejar todo lo que hacía en su trabajo por no encontrarle sentido y animarse a desplegar poco en poco sus alas; el que lo viene haciendo y revalida su decisión una y otra vez en cada jornada y con cada encuentro; el que se siente siendo transformado a los sacudones y donde le área de confort se amplía rápidamente en todas las direcciones pero que sin embargo sigue avanzando y confiando; el que esta visionando nuevos niveles de intención y que encuentra en la red aquellos con los que conectar para darle cuerpo a esa visión y que a su vez nutra el proceso del otro; aquellos que pulsan la sinergia entre el poder del mercado con la eficiencia, efectividad y eficacia de la empresa para generar cambios positivos y tangibles en los social y ambiental; aquellos que vienen recorriendo un largo sendero y que nos dejaron enseñanzas muy claras producto de su camino…Aquellos, que somos Todos, y que somos Uno.

 

Rescato, unas cuantas reflexiones producto del compartir de algunos participantes del circulo, emprendedores en pleno camino, maestros-aprendices y charlas espontaneas que salieron por alli:

  • Sobre el desafío de encontrar la estructura racional justa y precisa, firme pero flexible para encausar la pasión y concretar sueños y propósitos.
  • El reconocimiento de que el fracaso es tan solo una ilusión, que en todo caso, existe la “falla”, una oportunidad para potenciar el aprendizaje, y por lo tanto fallando rápido, barato y mejor sumado a nuestra actitud consciente y atenta del proceso podemos ir dando saltos en nuestro proceso evolutivo (de nuestros productos, servicios y de la vida misma)
  • Que muchas veces el nudo que sentimos en el estomago siendo emprendedores de impacto o eco-emprendedores va por otro lado que el del dinero, sino mas bien por esas ganas que nos despiertan a diario de hacer algo por el bien común y los desafíos que nos encontramos para alcanzarlo
  • la revelación común de la importancia de integrar los temas financieros y económicos a lo que hacemos pero desde un nuevo lugar, realmente siendo así integrales y trascendentes en nuestro accionar
  • la promesa de un maestro a otro de hacer a diario algo que acerque a la manifestación los llamados internos
  • la importancia de tener bien claro el ¿para qué? De hacer una cosa u otra y de volver a preguntárnoslo cuando encontramos una respuesta
  • el power del encuentro con quienes construimos unidad y sentido común pudiendo co-crear con quienes estamos listos y desde la realización y el avance poder conectar y comunicar al resto lo que anda pasando
  • La importancia de la atención fina y enfocada para olfatear por donde viene la mano y cuál es el próximo paso que emerge
  • La re-organización que se está dando en este peldaño de la evolución, desde la consciencia de finitud y no de escasez, y desde la equidad más no de la concentración.
  • Como, en este nuevo momento, las chapas, títulos y rótulos no son determinantes para que una puerta o ventana se abra, siendo la pasión por lo que hacemos, la confianza en lo que proponemos y los logros del camino quienes hablan por si solos y que de allí emerja una sinergia contundente…
  • …y cuantas mas habrán salido en cada encuentro ocasional, en cada mirada, en cada gesto, en cada conversación…generando sabiduría colectiva!!

Con todo esto, me fui pensando, conmovido por lo experimentado, agradeciendo el encuentro.

Llevando la mente a casa

Volvíamos en el auto, con Nico y Luz, agentes de cambio hermanos del sendero permacultural, intercambiando algunas reflexiones, respirando profundo de a ratos, exhalando fuerte, suspirando también, sabiéndonos “On track”, en el camino correcto, y llamándonos al paso a paso y la paciencia para avanzar respetando los tiempos y procesos.

Debo decir también que dándole gracias a la distracción que trajo por un momento el evento futbolero de la final de la copa América entre argentina y chile (oh causalidad…países hermanados por los andes, foco de movimiento de la Kundalini terrestre y todo este emergente que nos convoca y mueve…)… como para sacarnos un poco del proceso mental-emocional y dejar que vaya decantando, macerando y madurando por sí solo. Cumplió un propósito de darle aire y vacio a la intensidad del día, y en lo personal, a la intensidad de los días pasados y comprensiones sobre las cuestiones del vinculo, la deconstrucción de paradigmas, el emergente pulsado por las nuevas economías y el proceso de integrar e incorporar las herramientas del business a lo permacultural, dando lugar a un patrón anidado de innovación, ¡un rulo de novedad!

Si hay una palabra que define lo que siento, es Empoderamiento (a esta altura, versión 5.0 más o menos!)

Sentirme empoderado para seguir avanzando, haciéndome cargo de mi rol de pionero-tripulante-agente de cambio en la Nave Tierra y en la construcción de caminos hacia la sustentabilidad, desde la generación de proyectos conscientes, resilientes, viables y de transición en tiempos de cambio, donde estamos regenerando el tejido vivo de la tierra y el tejido vivo de la humanidad.

Cada día creo menos en que vayamos a vivir un colapso de cualquier tipo, nos veo tan capaces y dispuestos a la respuesta creativa y superadora, con conexión integra e integral y con bases bien claras de cómo queremos hacerlo que tengo certeza plena de que ese tránsito de un paradigma a otro (y eventualmente a otro, a otro, a otro…) será un proceso con mucho amor por la tierra, por el otro y por el buen vivir común. Como todo camino, habrá momentos más o menos intensos, pero hay equipo para transitarlo, resiliente y capaz de superar y adaptarse a las condiciones que se presenten.

Convencido estoy de que más que nunca, todo es auspicioso.

¿Y ahora?

Después de tanto despliegue, momento de “nido vacío”. Mucho trabajo este tiempo reciente en el desarrollo del proyecto, diseñado prototipos para los servicios y procurando validar supuestos e hipótesis, habiendo presentado una primer iteración del modelo de negocios  para los premios Mayma y el cierre de la cátedra y ya viendo por donde vienen los puntos de pivot para lo que sigue, teniendo claras las necesidades del proyecto para pasar al próximo peldaño de desarrollo, pasado por múltiples instancias de exponer el proyecto oralmente (siguiendo estructuras que me ordenaron y también como flexibilizarlas, doblarlas o romperlas para no freezar la pasión en un moldecito), identificando próximos pasos en cuanto a desarrollo de relaciones, alianzas y enlaces para sinergizar y colaborar con otros… en fin, dándole un poco de lugar al vacio, pero como pueden ver y leer, activando y yendo siempre para adelante (aprendiendo también a darle lugar al descanso, aun cuando lo que hago es desde mi pasión, para cuidar el vehículo físico de la realización…) confiando en que esta todo dado para el avance, con propósito, con sentido.

A mis compañeros eco-emprendedores: Somos los que estábamos esperando. Aquí y ahora estamos re-unidos listos para lo que sigue. Que la sorpresa nos re-encuentre una y otra vez, trabajando juntos y ampliando nuestra plataforma del compartir, del difundir, del Ser y Hacer desde la escencia.

Con este panorama, ¿que otra opción existe además de ir para adelante? ¿Vamos?

Imagen1

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Din%C3%A1mica_espiral

Viabilidad economica de proyectos permaculturales – Reflexiones del camino hasta ahora

Me resulta muy interesante el comprobar que a todos nos esta dando vueltas la misma información, el mismo hilo de pensamiento, llegando a conclusiones similares; desde la experiencia de cada uno.

Gracias a la lectura dinámica del contexto, de lo que veo, siento, reflexiono; lo que comparto con otros, lo que leo/me cuentan que están atravesando y también reflexionado, concluyo (temporalmente, hasta tanto una nueva iteracion me invita a revisar, capitalizar aprendizajes y continuar) que estamos ante una muestra mas de la existencia de algo así como una “Pensosfera” o mente colectiva (conocido también como campo mórfico/morfogenético).

En este caso, la idea y sentimientos que andan dando vueltas están referido a los temas relacionados con la viabilidad económica de nuestras iniciativas, proyectos y despliegue de dones y capacidades.

Específicamente, ¿Que forma toma esta “bajada de data”?

Gracias al compartir causalmente con otros y a ver mi proceso personal, identifico algunas cositas que nos están movilizando: Identificar nuestros dones, talentos, capacidades, habilidades y fortalezas; empezar a habitarlas y brindarlas; estar buscando satisfacer necesidades básicas propias gracias a su puesta al servicio, y satisfacer las de otros a su vez; reconocer que solos no podemos y por lo tanto buscar encontrarnos con otros agentes de cambio; identificar particularidades del contexto (problemas, necesidades, desafíos) y solapar lo anterior para detectar una oportunidad; desarrollar una propuesta de valor y un modelo de negocio consciente (con herramientas innovadoras del marketing, economía y diseño de proyectos conscientes) que sea económicamente viable y enriquecedor (en el mas amplio de los sentidos); monetizar nuestras ideas brillantes; y finalmente, poner todo esto al servicio del propósito y de que sean base para re-invertir los excedentes en el desarrollo de nuestro Ser y Hacer, proyectos e iniciativas, sin necesidad de depender de la importación permanente de recursos.

La metáfora o imagen que se me presenta, llevándolo al ámbito del diseño en permacultura en el campo de la tierra, es la de un huerto o sitio que produce sus necesidades de nitrógeno, carbono y demás nutrientes, sin requerir aportes externos de materiales de este tipo.

Por supuesto, en el primer momento, es muy probable que haya que importar capital natural-ecológico en forma de materia orgánica para regenerar la tierra. Pero es insostenible que sea permanentemente así. El diseño debe partir de la premisa que a lo largo de su evolución, ira cubriendo sus necesidades in situ. Tender a la autosuficiencia.

Con los negocios, es igual: A diseñar procurando la auto-reotralimentacion

Veo que estamos todos queriendo lanzarnos a nuestra aventura de compartir eso que Somos, y que desde allí podamos dar con estos recursos económicos-financieros necesarios para seguir avanzando, creciendo, aprendido y evolucionando; y a su vez que nos chocamos una y otra vez con la limitante del acceso al capital.

Leyendo hace poco un articulo de un compañero norteamericano terminé de motivarme para dedicarme un momento a escribir estas palabras. Estamos hablando de lo mismo!! Su planteo es que, luego de su experiencia de 10 años de estar intentando hacer esto que todos queremos hacer, se esta dando cuenta que no funciona…que algo no esta del todo bien. Y que quizás, alguien tiene que cubrir los gastos para que podamos enseñar, compartir y vivir de la permacultura (en el ámbito-pétalo que nos sea natural). Ese alguien puede ser el gobierno, las ONG’s, empresas, instituciones, etc., que permitan facilitar abiertamente y libremente el acceso a la información vital y trascendental que la permacultura maneja como herramienta para la transición y el desarrollo de la resiliencia local; sin las limitaciones propias de los recursos económicos debido a un acceso desigual de la riqueza (pone de ejemplo gente de bajos recursos, que incluso una campaña de financiamiento colectivo no les resulta ya que todos sus contactos están en la misma situación)

Ese es un camino. Seguramente habrá muchos mas. Lo sorprendente y maravilloso es que estamos todos llegando a las mismas conclusiones. Hay que darle una vuelta de tuerca al asunto si queremos realmente transformar nuestra realidad mas alla de nosotros mismos (que ya venimos haciendo, y que ahora nos empoderamos para dar todo eso que aprendimos en beneficio de la comunidad y el planeta entero) y que la perma/dinami-Cultura alcance a todos.

En este articulo, también se plantea esto de la importación de recursos, o el depender de algo externo que no estamos pudiendo generar, mas allá de una etapa inicial de desarrollo.

Veo infinita cantidad de iniciativas, (incluyendo Ananda Aiken y yo como persona) que estamos apelando al “CrowdFunding” o Financiamiento colectivo, como una forma de generar ingresos para catalizar proyectos. En muchos, la mayoría de esos casos, no se llega al objetivo, aunque si se recibe alguna ayuda que permite mover algo de todo lo visionado. A su vez, estamos buscando concursar a fondos, ver donde meter el proyecto, a quien le puede interesar financiarnos, evaluando programas de micro-créditos, presentando el proyecto a familiares y amigos y juntar recursos, pidiendo prestamos a estas mismas personas, o en el peor de los casos, viendo como hacerlo dentro del sistema de un modo tal que no ponga en peligro ni estrés excesivo hacernos cargo de la responsabilidad de la devolución con altas tasas de interés, sabiendo que nuestros proyectos y emprendimientos por lo general van de la mano con los ritmos estacionales de abundancia y escasez (aun estando en los tropicos).

Es lo que llamaría la “ParaJoda de la deuda” (juego de palabras ParaDoja-ParaJoda, donde Joda = broma, sarcasmo) Queremos y buscamos una economía que de un salto de calidad, y sin embargo nos topamos con que de un modo u otro, para lanzar nuestros proyectos, debemos endeudarnos. Mas allá del capital económico (prestamos en efectivo, alguien que preste la tarjeta de crédito para comprar materiales o herramientas en cuotas, micro-créditos, y otros ya mencionados), a veces de otras formas, como puede serlo mediante el intercambio, o el compromiso adquirido de brindar un servicio pre-contratado, el valor ético de nuestra palabra cumplida y el agradecimiento por la confianza, o la forma que sea. Nos guste o no, es una realidad con la que eventualmente nos topamos…o mejor dicho hablando por mi mismo, me he topado en el proceso de lanzar mis ideas brillantes.

Paseando un momento con los zapatos de otro – Reflexiones y comprensiones del andar

Hace 5 años que deje atrás todos los logros alcanzados dentro de la matrix, aquello que supuestamente era necesario alcanzar para estar “cómodo”, “feliz”, o “Satisfecho”. Tuve un departamento propio, un trabajo bien pago y muy simple, una vida social activa de noche y de día, cosas, etc, etc, etc…pero no me sentía satisfecho en absoluto y de hecho estaba lidiando permanentemente con rollos propios de querer ajustarme a un molde que claramente no era para mi (tomando forma de etiquetas diversas). Al contrario, interiormente el bichito de “el llamado espiritual” y “la búsqueda del ser”, me picaba con claridad y me invitaba a soltar todo. Y un día, lo atendí.
Si bien siempre fui mi propio jefe (aun en la matrix), o bien con bastante libertad de accion, y en campos de trabajo alternativos y auto-gestionados (revistas, organización de eventos, arte corporal, etc.); en esa ocasión el salto fue considerablemente mas contundente: Me fui al monte a encontrarme, a conocerme, a responder las preguntas y empezar a desenredar el hilo para volver a tejer, consciente de quien soy, que tengo para dar, que vine a hacer, que vine a aprender y como darle movimiento para beneficio de todos.

Pasó de todo en ese camino, un paseito por el link de mi breve biografía en la pagina ilustrará algunos hitos de ese proceso, mas bien en el campo de desarrollo profesional (Por supuesto, habiéndome retirado de la ciudad con la misión cumplida y con propósito espiritual, hay mucho de lo escencial que es invisible a los ojos y que sostiene lo que se ve)

Hoy transito una nueva fase de empoderamiento. Podría decir que en versión 4 ó 5.0, y en constante evolución, en donde me he lanzado a compartir mis dones y capacidades, Ser y Hacer desde mi escencia, al servicio del propósito y que este simple hecho sea motor de satisfacción en todas las formas de capital o reciprocidad. Al respecto del empoderamiento, desde mi perspectiva, es una de las formas en que el Espíritu pone al ego al servicio del propósito (aunque hay que estar bien atentos porque el limite que impide al ego tomar el control es bastante finito y sinuoso…)

Soy mi propio jefe, dueño de mi tiempo, dueño de mi mente, asumo los riesgos, logros y responsabilidades de cada decisión en mis emprendimientos… Sin Embargo, trabajo mas que nunca y vivo surfeando las olas de cambio, de incertidumbre y del ciclo de abundancia-escasez estacional. Por momentos se hace cuesta arriba, bien empinado, y las bajadas a veces muy vertiginosas…producto de una vida basada en los sistemas vivos y el pensamiento sistémico, donde todo pasa en múltiples niveles, solapado, anidado, a la vez. Caordicamente podría decir, aunque tiene sus roces en los extremos. Comodín de todos los oficios, y afinando en la forma de compartir mi Maestría en alguno de todos ellos.

Cubro mis gastos haciendo algo que me gusta (cocinar con Alimentos Sagrados del Jaguar y hacer dulces artesanales organicos), y que me permite estar ahora escribiendo, o dedicarme a la investigación, documentación y registro de experiencias de permacultura aplicada a la vida, desarrollar un modelo comprobable y que funcione, capacitarme, y también usar herramientas que me permitan seguir indagando y afinando en la búsqueda de la mejor forma de brindarme y satisfacer mis necesidades en estos tiempos de transición, siempre con la visión de generar alternativas complementarias a lo establecido.

El resto de los servicios y productos que ofrezco, hoy en día parecieran no ser necesario (o apenas como para aportar un plus en temas de ingresos), y por momentos me siento como si estuviera forzando algo en un mercado que ni siquiera es consciente de que es importante hacerlo ahora, porque toma tiempo su desarrollo, y no cuando las papas quemen (dudo que vaya a pasar, y si sucede, ojala seamos lo suficientemente listos para que nos agarre con cierto desarrollo de habilidades importantes). Algo así como querer enraizar una idea del futuro. Cocinando y entregando medallones de lentejas y arroz integral una vez me dijeron “Lo que haces esta buenísimo, es excelente! pero es muy innovador…la gente no lo entiende!” (obviamente, no me desanime…y 4 años después la gente va a los almacenes naturales exclusivamente por esos mismos medallones).
Me gustaría que fuera de otra manera, pero hoy es así, perfecto y acorde al orden del Todo que sabe lo que hace. El reciente reconocimiento de que tengo un “trabajo que cubre mis gastos! y que me gusta también, me permitió liberar la presión urgente de monetizar mis servicios y que rindan económicamente.  Mientras tanto, me preparo y busco la forma de estar a punto para cuando sea el momento.

A la vez, pienso en que como todo sistema vivo y diseño permacultural, adhiere a una máxima o principio que dice “funciones importantes soportadas por múltiples elementos, que a su vez son polifuncionales”. En este caso, función importante: Economía; Múltiples elementos: Cocina + dulces+ ferias + semillas + diseño de huertas + consultorias + talleres esporádicos + hortalizas de estación cálida + emergentes de oportunidad. Buenísimo, vamos pa´lante; eso si…este combo, nunca llega a ser suficiente como para poder inyectar una buena cantidad de capital en los proyectos y que estos se desplieguen plenamente…y ahí es donde llega la mencionada “ParaJoda” de la deuda y los cuestionamientos del yo pequeño sobre lo que estoy haciendo y como puedo generar mas recursos.

Me pregunto también, y te pregunto; compañero permacultor/transicionista, ¿como estas cubriendo tus gastos? ¿Como incentivas el desarrollo de tu potencial? ¿de que manera podes satisfacer tus necesidades mediante los dones y talentos que tenes? ¿que te hace bailar el corazón? ¿donde están tus pasiones? ¿Cuales son tus fortalezas? ¿como diseñarías un modelo de satisfacción de necesidades gracias a esto? Si querés responderlas para todos, abierto esta el espacio para que las compartas, y sino ojala sean un punto de partida para tu proceso también.

Respiro un momento…y en el proceso de contar esto y repensarlo, me doy cuenta de muchas cosas a la hora de catapultar y manifestar mi/nuestro propósito plenamente. Después de todo, soy un fractal de un Ser mayor, conformado por todos aquellos que estamos en el mismo camino con las mismas intenciones, aunque lo abordemos desde perspectivas particulares y levemente diferentes. Entre estas reflexiones y comprensiones, la necesidad de re-diseñar, re-programar e integrar.

De pronto…a lo mejor, estos bloqueos o dificultades en nuestra percepción de formas de obtener recursos económicos es un resabio de una forma de pensamiento de la generación que nos dio a luz (conocida como Baby Boomers, que por resonancia, excedió los limites norteamericanos, lugar de origen del concepto), donde se priorizaba el alcance de metas y logros con un foco en lo económico-financiero muy marcado.
Vale mencionar, que es gracias a toda la riqueza y acopio de recursos de esta generación, que muchos de nosotros podemos estar haciendo lo que estamos haciendo…que nos hayan dejado Ser y Hacer, o bien entregados a nuestra rebeldía y ver que lo que estamos intencionado es parte de la solución y no del problema y que aporta beneficios para ellos también. Sin intención alguna de generalizar, sabido es que cada vida-familia-proceso es un mundo en si mismo y que no todos vinimos a aprender lo mismo de la misma manera. De alguna manera, ponen al servicio su plataforma para que podamos despegar. Y bienvenido y agradecidos que así sea!

Quizás estemos llamados (De hecho estoy convencido que así es) a integrar esto, reconocerlo y empezar a transformarlo, pensando en las otras formas de reciprocidad. Idealismos y otros -ismos aparte…seamos sinceros…al final del día, tenemos que pagar ciertas cosas con dinero, y no hay con que darle, por ahora (impuestos, servicios básicos, parte de nuestra alimentación, reposición de vestimenta de trabajo-vida, materiales y herramientas especificas, entre otras cosas.)

Y por supuesto, en esta transición, “El árbol no debe taparnos el bosque”, y mientras tejemos puentes hacia ese nuevo paradigma que nos brota desde adentro y negociamos con lo que esta quedando atrás (la matrix), es necesario e importante ir trabajando en el desarrollo de nuevas economías, complementarias y alternativas, para ir transformando el mapa de flujos de entrada y salida de recursos económicos/financieros. Estamos en un rol de tripulantes, de pioneros, y por lo tanto, a veces se pone bastante desafiante y desorientador el asunto, pero esto no debe alejarnos del propósito, sino ¿que sentido tiene estar qui y ahora?

Por supuesto, No solo de dinero vive el Ser humano!!

Personalmente, a la hora de emprender cualquier proyecto (eco-emprendimiento, taller-charla-actividad, iniciativa, u otro despliegue), consideraba una serie de factores que influyen a la hora de decidir la viabilidad de dar inicio a lo que sea este queriendo emerger. Podría llamarlo “formas de reciprocidad”* pensando en: Lo experiencial (por ejemplo, las horas de vuelo como facilitador, o la experiencia que sumaria, o competencias y capacidades que se desarrollarían), lo económico/financiero (el ingreso/egreso de dinero, tanto para cubrir costos básicos así como también la ganancia para re-invertir en proyectos y la estructura de costos del emprendimiento/proyecto/vida), Lo humano/social (las relaciones, las redes, la posibilidad de crear equipo de trabajo), Lo material (beneficios concretos en 3D propios del despliegue del propósito -un bancal nuevo, plantines, esquejes, etc.-) y lo personal (satisfacción de estar cumpliendo con lo que mi corazón-mente me indican y con mi responsabilidad espiritual de ser el cambio que quiero ver en el mundo y ayudar/acompañar el proceso de otros).

Formas de Reciprocidad

Colocando en la balanza todos estos aspectos, obtengo un paneo general de si realmente estoy obteniendo un rendimiento que me nutra, mas allá de los logros financieros. Justamente para re-programar la exigencia impuesta de que por  compartir mis dones y capacidades tenga que tener dinero pura y exclusivamente, y reconocer otras formas de riqueza que de hecho son el motor mas poderoso, y por lo tanto el dinero llega por añadidura.
Integrando herramientas

También, como diseñadores del cambio, como agentes de transformación y catalizadores de procesos innovadores en todos los ámbitos de la cultura, es necesario que integremos herramientas del mundo convencional o “sistema” para darles una vuelta de tuerca en el espiral y ponerlas al servicio del propósito. Específicamente en el campo de los negocios conscientes y la monetizacion de nuestra “Vida Viva” como proyecto-emprendimiento en si mismo (lo que somos y hacemos al servicio, relacionándose con otros haciendo lo mismo), herramientas del marketing, la comunicación, las finanzas y la economía (ej: Canvas business model, Análisis F.O.D.A y F.O.A.R, Dragon dreaming, mapeo de competencias, Coaching, Indagacion apreciativa, Comunicación efectiva, etc.); tomarlas, procesarlas y darles una vuelta de tuerca con todo ese nuevo estilo de pensar-ver-sentir-vivir que nos proporciona la permacultura como marco de vida e interacción, mediante las herramientas que conocemos de indagación y co-aprendizaje (círculos de estudio, círculos de apoyo para agentes de cambio/emprendedores conscientes, laboratorios de ideas, incubadoras de proyectos, mentorias y tutorias, matriz de autoexploracion**, etc.)

En mas de una ocasión, puede que tengamos que aguantarnos que “el durazno, viene con la pelusa”… pero ¿a caso existe misión sin desafío?

Cerrando y que siga girando

Seguramente no sea misión para todos, como dice la canción “Al don pirulero, cada cual atiende su juego…”. Aquellos que sienten/sentimos el llamado del eco-emprendedorismo, de darle mas alcance y proyección a ser el cambio que quieren ver, nos corresponde asumir la tarea con alegría y compartir los hallazgos. Especialmente si la intención es integrar para trascender.

Me leo y me veo escribiendo todo esto, y me asombro. Agradezco. Por todo el camino recorrido, por todo lo aprendido y des-aprendido, por la consciencia plena de la importancia de integrar. Alguna vez viví como un hermitaño, otro tanto como monje y asceta, otro tanto como sin techo, alguna vez llegue a la cima de la montaña…y allí, la voz que me convocó a volver a La Tierra y salir de la matrix me dijo “bueno, ahora bajá y volvé al mercado” como en los 10 toros del Zen. Herman Hesse y su Siddharta es un espejo de la historia de mi vida, y me recuerda lo lindo de Ser Humano y todas las idas y venidas que tiene esta experiencia.

La sensación es que “estoy de vuelta” pero con la consciencia del camino. Y eso hace las cosas diferentes. O al menos asi quiero que sea. Para mi y para todos, cada cual con su proceso, desde el punto en que se encuentra, puesto que aporta un punto de vista del infinito que al juntarnos con el de otros construye una visión mas completa de la realidad. Puede que exista un sumum de “La Verdad” pero lo cierto es que aquí y ahora, la construimos entre todos.

Le y nos deseo lo mejor en esta travesía de creación de alternativas. Como pioneros que somos, enfrentamos infinidad de desafíos, pero allí están ellos para que podamos sortearlos pro-activamente, respondiendo creativamente y encontrando soluciones apropiadas para cada contexto tiempo-espacio-personas. También es nuestra responsabilidad el compartir los logros y los fracasos, para así construir sabiduría colectiva y potenciar nuestra capacidad de realización.

Muchas gracias y bendiciones,

Juan 11169648_10206571901200530_846081248542087544_oManuel Burgos Galarraga

 

 

Viabilidad economica de proyectos basados en permacultura – Reflexiones del camino by Juan Manuel Burgos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*En relación a esta perspectiva personal de evaluación de viabilidad energética (pensando en las muchas formas de reciprocidad), recientemente me encontré con un texto llamado “8 forms of capital” de Ethan Roland & Gregory Landua, (pronto haré una traducción para hacerlo disponible a todos) unos compañeros agentes de cambio, del ámbito de la permacultura, originarios de norteamerica. Allí encontré dicho de otra manera este mismo concepto. Un poco mas desarrollado quizás, mas compartimentado, e igualmente interesante y útil a la hora de evaluar las múltiples formas en que se mueve el capital. La idea de formas de capital a su vez tiene la particularidad de que lingüisticamente hablando, se adapta a una dialéctica mas integradora y habitual si pensamos en la importancia de poder tejer puentes entre un paradigma emergente y el que se esta quedando obsoleto y viejo (con todo el respeto y gratitud que se merece también, mas allá de sus particularidades…y esto, lo puedo decir hoy, luego de haber recorrido bastantes kilometros en esto de desarrollar una economía empoderada, basada en dones y capacidades para satisfacer mis necesidades, las de otros y propiciar la evolución y sucesión de mis ideas, mi propósito y mi servicio. También fue un “punk” anti-sistema en algún momento…)
Fig_1_Eight_Forms_of_Captial
**La matriz de auto-exploración es una herramienta inspirada en algunos topicos y contenidos de un par de programas de la serie de podcasts de “Permaculture voices” donde se trataba el tema de los negocios basados en permacultura, y a la reciente lectura del libro “El Elemento” de Sir Ken Robinson, el cual recomiendo profundamente. Emergió naturalmente al encontrarme explorando estas cuestiones de identificar dones, capacidades, talentos, fortalezas y problemas/necesidades del entorno, solapandolas y viendo que oportunidad podía identificar. Ojala la puedan sumar a su kit, sacarle provecho y mejorarla también! (se agradecen sus aportes!)

Lanzamiento Serie de Podcasts: “Permacultura Viva: Reflexiones, experiencias e inspiracion de quienes la estan aplicando a su vida”

IMG_0457 small v2
Ser el cambio que queremos ver en el mundo
Esa es la motivación de todo agente de cambio

cuando intercambiamos con otros las experiencias, reflexiones y aprendizajes de esa intención y actitud diaria de dar un pasito hacia ese mundo nuevo que queremos crear nos potenciamos radicalmente, reafirmando las elecciones de vida y la confianza en los pasos que estamos dando.

Nace esta propuesta titulada “Permacultura Viva: Reflexiones, experiencias e inspiración de quienes la están aplicando a su vida”, una serie de podcasts o programas de radio grabados, gratuitos y hecho en casa, justamente con el propósito de conectar agentes de cambio.

Enlazando aquellos que ya están plenamente activos en su rol de pioneros y creadores del cambio, filtrando el conocimiento por el tamiz de la experiencia y convirtiendolo en sabiduria, con aquellos que están empezando, con aquellos que quieren comenzar y con aquellos que están comenzando a sentir el mismo llamado en su interior. Básicamente: Agentes de cambio, pioneros, hablando sobre agentes de cambio en acción, para agentes de cambio (en acción o a la búsqueda de las condiciones propicias para desplegarse)

Un programa sobre las experiencias, aprendizajes, des-aprendizajes, reflexiones, que esta bueno, que se puede mejorar, que funciona, que no lo hace, que se siente, desafios, logros, meritos e inspiracion del transito del camino inspirado en la permacultura.

Abarcando todo su espectro, desde el cuidado de la tierra, pasando por la educación, la salud, la economía y todo aquello que hace a la generación de una cultura capaz de responder creativamente al cambio y adaptarse a las nuevas condiciones mientras recorremos la transición a nuevas formas de relacionarnos unos con otros y con el ambiente que nos rodea (y todos los seres que allí habitan)

En nuestras manos esta la responsabilidad de hacer la diferencia, de crear puentes entre paradigmas, de sembrar una semilla de cambio que fructifique para satisfacer nuestras necesidades y las de generaciones futuras, el poder desplegar nuestros dones y capacidades al servicio potenciando la comunidad…De eso se trata este programa, y ojala sea de provecho para todos aquellos que lo escuchen.

Se agradece su difusión, el hacerlo llegar a todos sus contactos interesados en esta temática, y sobretodo animarse a participar con sus comentarios y aportes. Después de todo, esa es la única forma de desarrollar la sabiduría colectiva y seguir avanzando.

“Si quieres ir rápido, anda solo. Si quieres llegar lejos, anda acompañado”

Ojalá disfruten este primer programa, tanto como lo disfrutamos al hacerlo. Como “lo perfecto es enemigo de lo bueno” salio del horno en el punto en que se encuentra, sabiendo que “en el camino se acomodan los melones” y poco en poco ira afinando y puliéndose el audio y los detalles.

Manténganse atentos para las próximas ediciones!

Hasta pronto!

Juan

A %d blogueros les gusta esto: