Baños Composteros – Devolviendole a la tierra un poco de lo que nos da

Existe una maravillosa y simple tecnología apropiada que nos permite cerrar ciclos y cumplir con la “ley de retorno” de la que hablaban muchos pueblos originarios. Un caso cercano a las tierras donde nos encontramos, es el conocido Ayni, reciprocidad, propio de las culturas andinas. Básicamente es el principio por el cual retribuimos aquello que recibimos. Todo lo que va, vuelve, dirían los filósofos y científicos modernos. De eso se trata.

Como seres humanos, en nuestro afán modernista y “evolutivo”, en algún punto hemos olvidado nuestra conexión con todo lo que nos rodea, al punto tal que desconocemos la profunda interrelación entre que nos hace parte del todo. Esta gran inteligencia de la Tierra es la que nos permite desarrollarnos y haber llegado hasta donde llegamos, así y todo, nos distrajimos y olvidamos este principio tan básico de la vida: el “Entreser”, utilizando palabras del maestro buddhista vietnamita Thich Naht Hanh.

Somos, nosotros, y el contexto en el que estamos, y más aun, las relaciones con cada elemento y ser que forma parte de ese momento del tiempo-espacio. Donde sea que estemos, cuando sea que estemos.

Sin adentrarme más aun en cuestiones filosóficas y existenciales, voy al grano, right to the point, con lo que me trae a este momento de compartir experiencias. Ojala sea la primera de muchas entradas donde ir haciendo universal algo de lo que acontece en el día a día de experimentar lo que llamo la “vida viva” es decir, todo aquello que va pasando desde el momento en que nos sumergimos de lleno en vivenciar el cotidiano con la consciencia de que somos uno con todo, y que tenemos todo lo necesario para alcanzar nuestros propósitos, justo debajo de nuestros pies (y a veces en otras formas, más al alcance de las manos, pero que también esta contenidas y sostenidas por la gran madre que siempre está).

En fin, me convoca compartir la simple tecnología con la que comencé el relato: El Baño Compostero (o Baño seco-ecológico)

Brevemente intentare expresar de que se trata, como funciona y que resultados obtenemos con dedicar nuestra energía y responsabilidad a la utilización de esta hermosa herramienta.

Siguiendo el hilo de la ley del retorno, y de que todo lo que va vuelve, el baño compostero sigue un ciclo de funcionamiento. Actualmente, en la mayoría de los hogares y ciudades, este ciclo se encuentra abierto. Los alimentos llegan a nuestra mesa, los comemos, vamos al baño, apretamos un botón, 10lts de agua potable se juntan con nuestros deshechos y se van por una cloaca (con suerte) a un eventual “tratamiento” de aguas para que termine en un rio o a mar abierto. Este comportamiento lineal se puede observar en prácticamente todo lo que la sociedad actual utiliza, consume y produce. Con grandes pérdidas energéticas.

 

Ciclo Humanaza roto

Ciclo de la humanaza roto…y sus consecuencias

Aquí es donde entra en juego el queridísimo baño compostero, con la misión de cerrar este ciclo, cumpliendo el propósito de devolverle un poco a la tierra lo que nos da. Se dice que ella nos presta lo que necesitamos (minerales, agua, fuego, tierra, aire, recursos, madera, y tanto mas…) para que podamos satisfacer nuestras necesidades; por supuesto, si queremos que esto pueda persistir en el tiempo (con sus ciclos también de abundancia y escasez propios de un sistema vivo) debemos devolverle eso que nos dio, para retroalimentar el banco de recursos planetario y poder volver a empezar.

Ciclo Humanaza Cerrado

Ciclo de la humanaza cerrado, y sus beneficios!

 

Es bien simple: Comer, excretar, compostar, cultivar…y vuelta a empezar!

Personalmente, haberme cruzado con esta tecnología fue un punto de inflexión en mi camino, que derivaría en el encuentro con la permacultura (palabra que quizás queda chica para todo lo que representa, razón por la cual pienso en otros términos…como dinamicultura…o diseño/desarrollo ecológico integrado…pero esto, es historia de otro momento) y todo lo que se generaría a partir de allí. Hoy ese camino ha llevado a que me encuentre en este sitio pudiendo vivenciar y experimentar muchísimas recetas y herramientas que me cruce en el camino, pasándolas por el filtro de la experiencia y sublimándolas desde el simple conocer hacia el trascendente saber.

Ciclo Humanaza

Ciclo del compostaje en un sistema de baño seco o compostero

Hay infinidad de formas de implementar este tipo de sistemas. Baños composteros, baños secos, baños deshidratadores, etc., etc., etc. Todos funcionan siguiendo los mismos principios.

Se preguntaran: Genera olor? es peligroso? La respuesta a ambas preguntas es la misma. No. Por supuesto, la clave para que ese “no” sea rotundo, radica en el buen manejo del sistema. Como toda alternativa proactiva y responsable de nuestro relacionamiento con la naturaleza, requiere de una cuota de atención a la que no estamos acostumbrados por haber sido criados en un contexto de apretar un botón y que desaparezca todo, o sacar una bolsa y que alguien se la lleve “no sé muy bien a donde, pero ya no está y mejor así”. Actitud que nos ha llevado a dónde estamos y que es síntoma de este enajenamiento en el que vivimos.

El manejo es simple. Por un lado, nuestro baño (en el caso del implementado en Ananda Aiken, es un baño compostero de cubeta/balde, inspirado en el ejemplo presentado en “The Humanure Handbook” de Joseph Jenkins) que es una caja hecha con maderas de pallets reciclados y un balde de 20lts (para el buen manejo de la abonera, usamos 4 baldes). Fabricado de modo tal que sea amigable con lo que estamos habituados. Por otro lado, una caja/bolsa con materia orgánica seca, pudiendo esta ser pasto, rastrojo de cereales, aserrín, viruta, tierra, hojarasca, papel, cartón, o una mezcla de estas. Su función será absorber humedad así como tabeen equilibrar la relación de Nitrógeno y Carbono de nuestro compost. Cada vez que vamos al baño, tapamos bien con materia orgánica. Tan simple como esto…listo para un siguiente uso!

Baño seco listo para usar

El queridisimo baño seco. Listo para ser utilizado. Al costado: caja con material de cobertura. Materiales reciclados al maximo!

Es clave procurar siempre que nuestros deshechos queden bien tapados, sin importar si fuimos solo a orinar. Cada vez que levantamos la tapa del inodoro tenemos que encontrarnos con un hermoso “mantillo de bosque” (y si es aserrín lo que usamos…mantillo de aserrín entonces!) si quedan papeles expuestos u orina sin cubrir, empieza a largar olor y a atraer moscas. En muchos lugares donde me encontré con estos baños, donde no se respeta este detalle, se nota enseguida la diferencia…olor…moscas…mala descomposición de los residuos…en fin…potenciales problemas de todo tipo.

Una vez que nuestro balde se ha llenado, lo tapamos y lo llevamos a la zona de nuestra abonera, lugar donde iremos vaciando los baldes, pudiendo incluso juntar los deshechos orgánicos de la cocina para hacer mejor provecho del volumen de la compostera.

Baldes de Baño compost + organico de la cocina

Acopio de baldes para luego ser descargados. Para mayor eficiencia, se acumulan varios y se aprovecha mejor el espacio de la compostera

La compostera es un cubo de 1 metro cubico aproximadamente, volumen que una familia de 3 o 4 personas llenará aproximadamente en 6 meses. El sistema de composteras incluye 3 compartimientos como mínimo. Por un lado una compostera en uso, en medio un lugar donde acopiar material seco para tapar cada vez que vaciamos, y por el otro una compostera madurando o bien lista para cosechar.

DSC08075

Aboneras en maduracion y otra siendo llenada. Aproximadamente en 6 meses se llena y comienza su fase de descomposicion y estacionamiento

arrancando una nueva abonera

Primeros estadios de la abonera. Descargando baldes y tapando con materia organica seca (Hojarasca, papel, pasto seco, etc.)

El proceso de compostaje que se sucede en este tipo de aboneras es de tipo termofilico, es decir con aumento de temperatura. Esto se debe a la presencia de microorganismos aeróbicos (trabajan y viven en presencia de oxigeno) que hacen la tarea de descomponer y procesar los materiales que van ingresando. La pila de compost puede llegar a una temperatura de hasta 80°C más que suficiente para eliminar patógenos de todo tiempo (la mayoría desaparecen con 1 minuto arriba de 60°C. Más información al respecto en el libro mencionado “The Humanure Handbook”). Así como es vital mantener bien tapado el baño para evitar problemas de olores y moscas, en esta etapa es importante que se den las condiciones para que eleve la temperatura, caso contrario, se hace más largo el periodo de maduración de nuestro abono.

Fase termofilica del Compostaje

Vapor producto de la accion microbiologica durante la fase termofilica del proceso de compostaje

El tiempo mínimo de maduración es de 1 año desde el momento en que cerramos la compostera. O sea, que cada sector del sistema de aboneras estará al menos 1,6 años ocupado hasta ser cosechado. Si queremos estar más seguros aun, podemos extenderlo a 2 años. Este tiempo es más que suficiente para que se eliminen por completo los patógenos. Y si nuestra “cacofobia” (como dicen los compañeros de Las Cañadas en Méjico) es bastante fuerte, un proceso de lombricompostaje posterior dejara nuestro abono en un estadio de calidad y salubridad insuperable. Si aún nos quedan dudas, podemos usar este abono solo para plantas ornamentales, árboles frutales y todo tipo de cultivo en el cual la parte comestible no entre en contacto directo con el suelo.

Abono listo para usar

Compost tamizado, pronto para ser usado. Aroma agradable y dulce

Compost listo, 1 año y medio aproximadamente

Una montaña de deshechos domicilarios de cocina y del baño seco pasan a ser esta maravillosa mezcla de nutrientes y vida

En el caso de la experiencia aquí vivida, me encuentro a la espera de los análisis de las muestras de compost, donde podre comprobar con parámetros científicos que el sistema funciona a la perfección, dando como resultado un maravilloso abono para nuestra tierra, finalmente cumpliendo con nuestra tarea de devolverle a la tierra un poco aunque sea de lo que nos dio y poder continuar con el ciclo de nutrirnos de su abundancia.

Huerto abonado y listo para sembrar

El huerto luego de ser abonado, listo para la nueva siembra

Por si esto fuera poco, entra en juego el tema del agua ahorrada en este tipo de sistemas. Hagamos la cuenta y lo podremos ver. Cada vez que vamos al baño, la descarga es de entre 10 y 15lts de AGUA POTABLE. Una persona va en promedio 4 a 6 veces por día al baño. Eso da entre 60 y 90lts por día, al año entre 21.900 y 32.850lts. Dicen los que saben, que diariamente tenemos que tomar 2lts de agua, dando un total de 730lts al año. Si dividimos la cantidad de agua en la que nos “cagamos y meamos” al año, nos daremos cuenta que con esta tecnología estaremos ahorrando el agua que tomaríamos en 30 o 45 años…Más claro, imposible!!

Este tipo de sistemas incluso nos permitirá poder generar un recurso desde nuestro sitio, ya que en algún punto se genera una superabundancia de abono la cual podría ser utilizada como medio de intercambio comercial.

En bolsas semipermeables para que respire y se mantenga vibrante y vital

Una vez tamizado, se guarda en bolsas semipermeables para que respire y se mantenga vibrante y vital hasta el momento de su uso

Compost almacenado

Compost Embolsado y almacenado a cobijo del sol y la lluvia

En mi interior habita una visión o sueño, y es el del retorno del oficio del estercolero. No solo de animales, sino también de “humanaza”, además de los residuos orgánicos domiciliaros convencionales. Eventualmente, en el contexto que nos encontramos de crisis ambiental, emergerá una persona dispuesta a realizar esta tarea, de procesar los residuos orgánicos del baño y de la cocina/parque/jardín, con el fin de compostarlo y poder hacerlo volver en simples bolsitas de abono para los jardines florales-comestibles de toda la comunidad. Por supuesto, siempre obedeciendo a una escala humana…manejo de residuos de unas cuantas familias, una manzana o a lo sumo un barrio. Pero, después de todo, porque no pensar en esta posibilidad? o mejor aun…cada uno siendo su propio estercolero. Esto último, me agrada muchísimo y lo veo más factible de ser concretado.

Con estas palabras, me despido, deseando que el compartir de la vivencia sirva de inspiración y motivación para otros, y que incluso ayude a ampliar el área de confort, haciendo visible alternativas para lo establecido y que nos permitirán ir transitando este camino hacia una vida en armonía con la naturaleza, respetándola, respetándonos y pudiendo satisfacer necesidades presentes y de generaciones futuras. Bienvenidos sus aportes para enriquecer este y futuros escritos de las experiencias de surfear las olas de la vida viva en tiempos de cambio.

Un gusto y una alegría poder compartir las cosechas del camino.

Gratitud infinita, prosperidad y abundancia!

Abanico o acelga?

Abanico o Acelga? resultados de un buen trabajo del suelo y de retornar los nutrientes

Cosechando!

Nada mas grato que poder compartir los frutos de las cosechas, gracias al trabajo con consciencia eco-sistemica



Juan Manuel Burgos
Diseñador-Facilitador de Diseño/Desarrollo ecológico Integrado
Perfil en LinkedIN ar.linkedin.com/in/juanmanuelburgos/

Recursos:

Manual Sanitario Ecológico Seco: ManualSES – de la página de BioAntu

The Humanure Handbook – Joseph Jenkins: 3ra Edicion (ingles)

Manual de Humabono – Joseph Jenkins

Circulo de Estudio de Permacultura Integral – Encuentro 7 (baños composteros) Diapositivas 21 a la 31. Material de El Camino de la Permacultura, equipo con el que trabajamos en la difusión del diseño integral y consciente

 

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: